ESPRO

Unidos por una misma causa

16 de julio de 2018

Tres jóvenes de diferentes lugares del país con tradiciones e incluso dialecto distinto, descubrieron que compartían una misma pasión y que estaban dispuestos a entregarlo todo para convertirse en Héroes Multimisión.
Gutiérrez es un municipio ubicado en la Provincia del Oriente de Cundinamarca. Se caracteriza por ser uno de los más municipios más ricos hídricamente con múltiples ríos, quebradas y lagunas. El soldado profesional Óscar Morales Chingaté es un joven de 23 años de edad natural de este pequeño lugar del país. Cuando tenía 11 años de edad su padre falleció y, junto a sus seis hermanos y su madre, tuvo que dedicarse a las labores del campo. En una pequeña propiedad que les heredó su papá, sembraban fríjol, mazorca y caña.

Gracias a su trabajo permanente y el apoyo y solidaridad de las personas del pueblo pudieron salir adelante y continuar con sus estudios.
Cursaba décimo grado cuando tuve la oportunidad de prestar servicio militar y cuando regresé a mi pueblo terminé el bachillerato - cuenta el soldado Morales, ahora, en este sueño, cuento con el apoyo de mi familia. Mi mamá dice que es un orgullo que haya entrado a la Escuela y económicamente todos me apoyaron - continúa.

Este soldado profesional asegura que en este lugar la Escuela se aprenden cosas tan valiosas como la lealtad, el honor y el trabajo en equipo. Está orgulloso de haber sido seleccionado para especializarse como Socorrista Militar pues así puede ayudar a salvar vidas. Mi padre murió de un infarto y, ahora que tengo conocimiento sobre el tema, pienso que si alguien hubiera tenido ese conocimiento en ese momento, la historia habría sido diferente Sin embargo, él sabe que esta es
una labor exigente que requiere de atención y precisión pues, finalmente, se trata de la vida de otro ser humano.
A 19 horas y media de allí, vive Elvin Yesid Márquez Rodríguez.

Él y Óscar Morales tienen, cuando mínimo, tres cosas en común: 23 años de edad, son soldados profesionales y se especializaron como Socorristas Militares. El soldado Elvin Márquez vive en Soledad, Atlántico, un municipio cuyas costumbres y tradiciones son tan diferentes a las de Gutiérrez como diferente es su temperatura.

El soldado Elvin vive con su padre y sus abuelos paternos. Dice, con exactitud pasmosa, que desde los 9 años le ha gustado el Ejército; la seño Liceth me preguntó - cuando cursaba tercero de primaria - qué quería ser cuando grande y, sin saber muy bien cómo ni por qué, contesté que quería ser soldado

Un poco más cerca de allí (3 horas y media), en Bosconia, Cesar, vive el soldado profesional Juan Carlos Montenegro Romero. También tiene 23 años de edad. Ocupa el puesto 12 entre 13 hermanos y esto lo llena aún más de orgullo, pues entre todos fue el único que eligió la carrera de las armas. Lo que más le agrada de su pueblo es su tradición vallenata por lo que no pierde oportunidad para participar del Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, capital mundial del vallenato.

Para él, existen dos razones básicas para hacer parte del Ejército: primero, el deseo y la satisfacción de ayudar a los demás y segundo la felicidad que le produce poder apoyar y honrar a los suyos.

Estos tres valientes jóvenes hicieron parte del curso de formación de soldados profesionales n. 59 en la compañía Junín. Allí, compartieron algunas de sus vivencias, aprendieron algo de las costumbres y la cultura de los otros y crecieron como equipo para trabajar por una misión: el pueblo colombiano.
COMPARTIR

Nilo - Cundinamarca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 647.592