ESPRO

Desminado Humanitario, el sueño de un valiente

16 de marzo de 2018

El futuro Soldado Profesional José Alirio Ramírez Marín se especializó como auxiliar en explosivos y hoy nos cuenta por qué quiere convertirse en guía canino
Un día cualquiera en diciembre del año pasado, mientras estaba en su casa, llegó su hermano. Su llegada, además de ser esperada por todos pues desde hace un largo tiempo no lo veían, daba lugar a una reunión familiar donde Uver Ramírez contaría algunas de sus vivencias como soldado.

Era emocionante escucharlo hablar, cada historia y cada relato me dejaban sin palabras asegura José . Su hermano hace parte de la Batallón de Desminado Humanitario n. 2 y en la actualidad se encuentra en Chaparral, Tolima desarrollando esa difícil y peligrosa labor de buscar centímetro a centímetro las minas antipersonal, uno de los enemigos ocultos más dañinos que se encuentran en muchas veredas de nuestros territorio. Un enemigo mortal que afecta principalmente a niños, ancianos, campesinos, comunidades afro e indígenas inocentes; minas que han ocasionado la muerte de cientos de civiles, Militares y Policías colombianos y han dejado heridos a miles más.

Es una labor peligrosa, pero sin duda, las arduas jornadas son recompensadas con la alegría de las familias y comunidades enteras que regresan a casa cuando el Ejército Nacional entrega sus veredas libres de sospecha de minas.

Colombia ha padecido el impacto de Minas Antipersonales (MAP), Artefactos Explosivos Improvisados (AEI) y Municiones sin Explosionar (MUSE), que no discriminan y golpean violentamente a decenas de víctimas. Por ello, el Ejército Nacional interviene en la actualidad 74 municipios en todo el país.

Para contrarrestar el riesgo de estos artefactos el Ejército Nacional cuenta con el Batallón de Desminado n. 60 Coronel Gabino Gutiérrez y la Brigada de Desminado Humanitario n. 1, cuyo personal trabaja incansablemente con el objetivo de cumplir con el Tratado Internacional de Ottawa que se refiere a la prohibición, empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal, y así buscar su destrucción.

José tiene 21 años, sonríe con frecuencia al hablar y sus ojos verdes brillan cuando cuenta las historias de su hermano y aquellas que él mismo quiere experimentar. Su hermano lleva 8 años en el Ejército, el último de ellos dedicado al desminado humanitario y pese a lo inverosímil que resulte, José quiere desarrollar un trabajo similar. Quiere hacer parte de un binomio canino y trabajar con explosivos para devolver la tranquilidad a cientos de colombianos.

Ya dio su primer paso, durante la fase de especialistas de la Escuela de Formación de Soldados Profesionales alcanzó un cupo para prepararse como especialista en explosivos donde aprenderá a ubicar y destruir Minas Antipersonales y Artefactos Explosivos.

Su vida militar recién comienza pero está convencido de que alcanzará todo lo que se ha propuesto. Espera que en sus próximos 20 años de servicio a la Patria también pueda hacer parte de un grupo especial como éste, para participar activamente en la lucha contra las minas antipersonales.

Su hermano hizo parte del Curso n. 38 de Soldado Profesionales. José, 20 cursos después, observa con esperanza su futuro promisorio para llenar de gloria a su familia y su institución. Es muy pronto para saber en qué unidades del Ejército estará o en qué lugares del país servirá, lo único que sabe es que donde quiera que lo envíen, actuará con honor y gallardía dejando muy en alto el nombre del Ejército Nacional, con Fe en la Causa y con Dios en todas sus actuaciones.
COMPARTIR

Nilo - Cundinamarca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 647.618