ESPRO

Los Soldados Profesionales y los DD.HH
Durante casi dos décadas la Escuela de Soldados Profesionales ha trabajado para fortalecer la educación en materia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario que está dirigida a la formación de soldados profesionales íntegros.
Las Fuerzas Militares, el Ejército Nacional y su Comando de Educación y Doctrina con cada una de sus escuelas y centros de formación, capacitación y entrenamiento atienden los reglamentos, normas y exigencias internacionales a nivel humanitario y los vinculan a la formación del futuro soldado profesional.

Uno de los principales planteamientos consiste en generar estrategias para educar a los soldados de tal manera que eviten las violaciones a los Derechos Humanos y las infracciones del Derecho Internacional Humanitario. Lo principal es lograr que cada individuo capacitado sea un promotor del respeto por los Derechos y que pongan en práctica en el área de operaciones lo aprendido en esta materia durante su curso de formación.

En este proceso de aprendizaje se plantea lo siguiente:
La legitimidad, como centro de gravedad estratégico, reconociendo que más que la derrota del enemigo, el éxito operacional está del lado de quien obtenga el apoyo de la población, hace parte de la Política Integral de los DD.HH y el DIH. Para tal efecto se establece lo siguiente:

1. Cada alumno debe recibir formación integral en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Está contemplado en el syllabus y es de obligatorio cumplimiento para convertirse en soldado profesional.

2. En todas las demás materias los instructores hacen énfasis
en el respeto a las leyes y las normas, así como al acatamiento de tratados y convenios internacionales.

3. La Escuela cuenta con una pista de Derechos Humanos cuyos requerimientos exponen al alumno a situaciones que pueden presentarse en el área de operaciones potencializando de esta manera competencias del saber y el hacer lo que cual les permite el óptimo desempeño de sus funciones en el entorno de la actividad militar.

Como resultado de este entrenamiento se logra que los alumnos tengan un conocimiento claro sobre el tema, que cada hombre esté entrenado con una misión especial e importante en el panorama actual de conflicto y su impacto en la opinión pública nacional e internacional.

La instrucción está fundamentada en las normas protectoras de los Derechos Humanos, en los procedimientos operacionales enmarcados en el Derecho Internacional de los Conflictos Armados y en las funciones del primer respondiente descritas en nuestra legislación interna, estos conocimientos son aplicables a situaciones reales y cotidianas de nuestras unidades militares, todo orientado a multiplicar el poder de combate ajustado al marco de los Derechos Humanos y al Derecho internacional Humanitario.

De esta manera, el soldado profesional está en capacidad de promover los Derechos Humanos y y asesorar a los integrantes de su Pelotón, sobre el respeto y protección de los DDHH y la aplicación del DIH, y se desempeña como primer respondiente en el desarrollo de operaciones militares.

Estas normas y procedimientos aportan conceptos valiosos para el desempeño eficiente y eficaz de los soldados de nuestras unidades de combate, en el cumplimiento de la misión constitucional y de esta forma evitamos o eliminamos las violaciones de DDHH e infracciones del DIH, por parte de nuestros hombres en el desarrollo de misiones Tácticas.