ESPRO

Somos Soldados del Ejército de Colombia

04 de mayo de 2017

Estos cinco jóvenes tienen varias cosas en común. Todos ellos hicieron parte del Curso No. 55 de Soldados Profesionales y al culminar su formación tras difíciles y agotadoras jornadas expresan con orgullo que hacen parte de la mejor institución del país.
Ellos, junto a más de mil hombres de diferentes regiones de Colombia llegaron a la Escuela de Soldados Profesionales el 9 de enero y al concluir con éxito las 14 semanas de su etapa de instrucción quisieron contar una pequeña porción de su historia. Una historia que apenas empieza a escribirse y en la que llevarán con honor el tricolor nacional.

Al igual que sus compañeros avanzaron con determinación y arrojo en cada etapa del proceso y sus habilidades, destrezas y capacidades les permitieron escalar peldaño a peldaño hasta convertirse en Soldados Profesionales del Ejército de Colombia.

Faltando tan sólo un par de días para la ceremonia de clausura de su curso, sus comandantes les informaron que habían ocupado los primeros cinco puestos pues alcanzaron los objetivos de cada instrucción con los puntajes más altos.

Con la noticia llegó un profundo sentimiento de alegría y emoción, sentimiento que de seguro los acompañará durante toda su carrera militar. Pese a sus grandes esfuerzos, a su dedicación y el empeño con que trabaja cada alumno por alcanzar cada meta, ellos y sus familias apenas podían creer la veracidad de estas palabras.

El hoy Soldado Profesional Diego Armando Pajoy, quien ocupó el segundo puesto del curso, es oriundo de Pital en el Huila y asegura que pese a los temores propios que genera esta profesión, su ingreso a la institución fue motivo de satisfacción y profundo orgullo para toda su familia.

Esta es una escuela de aprendizaje para el desarrollo de operaciones y para la vida, donde nos enseñan a velar por el bienestar de la gente afirma Oger Pérez Páez, el Soldado que ocupó el cuarto puesto. Este joven, junto a su unidad, fue destinado para servir a Colombia desde el Caquetá y desde ya, les dice a los habitantes de esta población que pueden sentirse orgullosos del trabajo que hará el Ejército en este lugar.

Carlos Alberto Cortés y María Preciado, naturales de Tumaco en el departamento de Nariño, se trasladaron a la ciudad de Cali hace un par de años con el objetivo de brindarles a sus hijos un mejor futuro. Ahora, Carlos Alfredo Cortés Preciado, su hijo, no sólo cumplió su sueño de ser Soldado Profesional sino que lo hizo ocupando el tercer puesto del Curso No. 55. Cortés Preciado asegura que este logro no hubiese sido posible sin la disciplina y el respeto que le inculcaron sus padres desde que era muy pequeño.

Lo que más me impactó del Ejército es que cada soldado, aunque no te conozca está dispuesto a dar su vida por ti afirma Eval Barreto Castillo, el soldado más destacado del curso. Este nariñense dice que se siente identificado con la labor de un soldado, con su entrega y su sacrificio y que él, así como todos los Héroes Multimisión está comprometido con garantizar la seguridad y tranquilidad a la población civil.

El entrenamiento es duro, pero no se compara con la recompensa de hacer parte del Ejército Nacional declara Orlando Chantaca Mejía, el quinto puesto del curso, para él, portar el camuflado es sinónimo de servicio y cada vez que ve su apellido en el uniforme sabe que tiene un compromiso con su familia y con su país.

Estos jóvenes hacen parte de los cerca de 76 mil hombres que han sido formados en la institución con pleno respeto por el Derecho Internacional de los Derechos Humano y el Derecho Internacional humanitario. Hombres valientes y aguerridos que históricamente han prestado su servicio incondicional a la patria, verdaderos Héroes Multimisión que ayer, hoy y siempre lo entregar todo por amor a Colombia.
COMPARTIR

Nilo - Cundinamarca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 87.614