ESPRO

Vocación de Patria

19 de julio de 2016

Para 1991, el ahora Sargento Mayor Edinson Ríos Hurtado, ya soñaba con hacer parte del Ejército Nacional. El amor por esta institución se lo debe a su hermano mayor Jesús Ríos, quien, para ese entonces, era Cabo Primero. Cada vez que llegaba a casa, su hermano compartía con él historias sobre el honor de portar el uniforme y la admiración que los colombianos sentían hacia esta noble institución.
Este chocoano de 43 años de edad, ha dedicado 25 de estos años al servicio a la patria. Oriundo del Corregimiento de Campo Bonito en Quibdó, llegó a la Escuela de Suboficiales Inocencio Chincá en 1992. Allí conoció personas de todas partes del país y supo que, aunque deseaba transitar este camino, no sería fácil.

Sin temor a equivocarme, afirma, "soy uno de los militares más enamorados de la institución", pues los momentos difíciles le han dado la capacidad para seguir adelante, avanzando a pesar de los obstáculos y aprendiendo a superar las adversidades.

Cada día representaba un nuevo reto, pero también un peldaño más en su carrera, así logró, entre otras, las especialidades militares de Lancero, Paracaidista y Fuerzas Especiales.

Ha estado, entre otros, en los departamentos de Putumayo, Villavicencio, Chocó, Nariño, Guaviare, Valle del Cauca, pero son, sin duda, Urabá y Meta los lugares donde ha tenido que afrontar los momentos más difíciles.

"Cada vez que uno entraba al monte, había combates" - cuenta con tristeza. Recuerda un día de noviembre cuando hacía parte del Batallón de Infantería No. 47 Francisco de Paula Vélez cuando cerca de las 9 de la noche arreció el combate que se extendió por dos días y donde cinco soldados resultaron heridos.

No le gusta hablar mucho de estas cosas pues dice que corresponden a una época donde "uno entraba al área y no sabía si iba a regresar". En el Meta, por ejemplo, siendo miembro de las Fuerzas Especiales, fueron atacados por un grupo al margen de la ley que los superaba cuatro a uno y donde las condiciones del terreno dificultaban el apoyo aéreo. Ese día perdieron la vida 5 soldados y al menos 15 hombres entre oficiales, suboficiales y soldados resultaron heridos.

Aunque ha visto el dolor muy de cerca, su trabajo también le ha permitido vivir los momentos más felices de su vida. Haciendo parte del Gaula Valle conoció, para el 2002, a Francy Helena Villa, una vallecaucana que residía en Cali y con la que hoy, después de 14 años ha conformado una familia de la que hacen parte Melanny y Emerick de 10 y 9 años respectivamente.

Cuenta que soñaba con llegar a ser Sargento Mayor desde que ingresó a la Escuela de Suboficiales, pero también soñaba con tener una familia tal como la que tiene hoy día. Ellos son su prioridad y apoyarlos en el cumplimiento de sus metas y propósitos de vida es primordial.

Melanny ama a los animales, especialmente a los perros, por ello quiere ser veterinaria; por su parte y seguramente por el ejemplo de su padre, Emerick asegura que desea ser militar y aunque el Sargento Mayor Edinson Ríos y su esposa Francy apoyan y motivan a sus hijos siempre los animan en la búsqueda de nuevos horizontes.

Hablar de sus padres Carmen Emilia y Nicolás es otro tema que llena de orgullo y alegría al Sargento Mayor. Ellos todavía viven en Campo Bonito, habla con ellos a diario y asegura que a pesar de la distancia su labor como padres se mantiene intacta.

En los momentos más críticos de su vida militar, esos que pasó en la selva húmeda, en medio del peligro y la oscuridad, contó con el apoyo del también hoy Sargento Mayor Mario Álvarez Montes. Dice que las duras experiencias vividas los convirtieron en verdaderos amigos y que ya se cuentan 17 años de hermandad. Al lado de este cordobés con 24 años de servicio a la patria conoció la importancia de no rendirse, de no dar ni un paso atrás por amor a la institución y por amor a su país.

Las medallas Batalla de Ayacucho, Orden al Mérito Militar José María Córdova, Orden al Mérito Militar Antonio Nariño, Escuela de Suboficiales del Ejército Sargento Inocencio Chincá y medalla de la Escuela de Lanceros se cuentan entre sus reconocimientos, pero es sin duda el trabajo por la consolidación de regiones afectadas por la violencia y en especial su entrega y compromiso lo que lo catalogan como un héroe siempre dispuesto a darlo todo por su patria dejando en alto el nombre del Ejército Nacional de Colombia.
COMPARTIR

Nilo - Cundinamarca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 177.674